22 Jun, 2015

Enviado por | 0 Comentarios

Galletas de ajo y cebollino

galletas de ajo y cebollino

Hola a todos de nuevo!!!

Os gustan las galletas saladas?? Pues entonces estáis en el sitio adecuado, vamos a hacer galletas de ajo y cebollino.

Las galletas saladas son un aperitivo estupendo para las noches de verano. Pueden acompañar una cena de picoteo o hacer de aperitivo con unas cañas.

El sabor que aporta el parmesano, combina a la perfección con el ajo y ese pequeño sabor de cebolla fresca que deja el cebollino.

Por supuesto, como os digo siempre, podéis usar diferentes tipos de queso o cambiar el cebollino por perejil o por cilantro, a mi, me gusta éste último especialmente. Si no os gusta el ajo, sustituirlo por tomates secos, quedan estupendas. También podéis hacer la mitad de masa de un sabor y la otra mitad de otro, así tendréis dos variedades de galletas saladas.

Ahora vamos a ver como se hacen nuestras galletas de ajo y cebollino.

Ingredientes

55 grs de mantequilla reblandecida
2 cucharadas de cebollino fresco muy picado
110 grs de harina
2 cucharadas de parmesano rallado
1 yema de huevo
2/3 cucharadas de agua helada
3 dientes de ajo muy picados
1 yema de huevo batida para glasear

Preparación

Para 25 unidades aproximadamente

1. Batir la mantequilla y el cebollino con una cuchara de madera o un tenedor en un cuenco hasta obtener una pasta homogénea. Reservar.

2. Tamizar la harina en un cuenco y agregar el parmesano, añadir la mantequilla y mezclar con las manos hasta obtener una consistencia similar al pan rallado. Agregar la yema y el agua suficiente para obtener una masa homogénea. Formar una bola y envolverla en papel de aluminio, guardándola 30 minutos en el frigorífico. Así conseguimos que la mantequilla se endurezca y podamos manejar mejor la masa.

3. Precaliente el horno a 220 ° C. Untar la bandeja del horno con mantequilla o poner papel sulfurizado. Desenvolver la masa y extenderla sobre una superficie enharinada. Espolvorear con el ajo picado, que puede ser seco de bote, y doblarla por la mitad. Ahora extendemos de nuevo con el rodillo. Cortar la masa con un cortapastas para dar forma a las galletas.

4. Poner las galletas en la bandeja del horno y pintarlas con el huevo. Hornear durante unos 15 ó 20 minutos o hasta que estén doradas, y luego dejar enfriar un poquito en la bandeja para pasarlas después a una rejilla, para que se enfríen por completo.

Guardar en un recipiente hermético para que no pierdan calidad. Nos aguantan hasta tres días, pero lo suyo es comérselas recientes, pues ya se sabe que los alimentos que no llevan conservantes tienen una corta duración.

Las galletas de ajo y cebollino están buenísimas con queso, paté o solas, como galletitas saladas.

Espero qué les guste.

Algo que decir?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.